Arranca la revolución de los coches sin conductor

Sale del garaje, se incorpora al carril, frena ante los semáforos y las señales de stop, cambia de carril y ajusta la velocidad para mantener la distancia de seguridad, encuentra su destino y aparca tras descartar previamente la plaza destinada a personas de movilidad reducida. Los nuevos vehículos de Tesla Motors ya son capaces de todo esto sin que haya un conductor al volante, aunque todavía es pronto para los consumidores.

1477067427_608530_1477068432_noticia_normal_recorte1

La compañía californiana actualiza el hardware de todos sus vehículos, incluyendo el Model 3 que será puesto a la venta en 2017, para que sean completamente autónomos. Para ello, se emplean ocho cámaras que aportan una visión de 360 grados capaces de percibir cualquier obstáculo a una distancia de 250 metros alrededor del coche. Éstas son complementadas por doce sensores de ultrasonidos y un radar capaz de “ver” lo que los ojos no pueden a través de la niebla, el polvo, la lluvia y la noche. El cerebro, un procesador, que ahora es 40 veces más rápido, tratará toda la información en tiempo real evaluando a través de sus algoritmos y bases de datos ante qué reaccionar y cómo hacerlo.

El objetivo es poner en carretera un coche “completamente autónomo”, tal y como indicó la compañía de Elon Musk. Para ello, ha de ser calificado como un vehículo con autonomía de nivel 5.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *